Apoyo a la planificación regional en El Salvador: el nuevo encargo a los equipos de Innovaterra

El Gobierno del Salvador está actualmente construyendo las bases de su Sistema Nacional de Planificación y la puesta en marcha de una nueva estructura institucional para conducir los procesos de desarrollo productivo, competitivo, incluyente y sostenible del país. La Secretaria técnica y de planificación de la Presidencia (STPP) tiene como responsabilidad el establecimiento de los instrumentos del sistema de planificación tanto a nivel sectorial, como territorial.

En la lógica de construcción de un sistema de planificación multinivel, existe la necesidad de concebir el rol y las funciones de la escala intermedio (meso) de planificación, generalmente llamada “regional”, como una herramienta de articulación multinivel, entre el nivel nacional y el nivel municipal, para organizar y coordinar la administración pública y apoyar la formulación de políticas de desarrollo, planes y programas presupuestarios que sobrepasen la visión meramente local.

El punto de partida de la reflexión sobre el proceso de definición de regiones parte de dos grandes premisas y corrientes de conceptualización de la regionalización.

Una primera más “utilitarista” de las regiones las consideran como una construcción que aplica a cuestiones de diversa naturaleza y como un instrumento científico-analítico que permite la diferenciación en un plano de singularidad respecto a la cierta generalidad territorialmente hablando. En esa perspectiva, pensar en regiones como un “artefacto” para plantear una visión de desarrollo integral, articulando las acciones de las diferentes instituciones y ministerios alrededor de una perspectiva común, significa entrar en la dimensión del pensamiento complejo y de las perspectivas de análisis multicriterios.

ecoregiones

Una segunda aceptación más “humana” inscribe la región como parte de la noción misma de territorio, no visto solamente como el soporte físico de las actividades humanas, sino como un sistema complejo donde interactúan factores ambientales, económicos, sociales, políticos y culturales. En esa línea de concepción más francesa de la regionalización, la región se puede resumir a «un trozo de humanidad, un trozo de tierra y una herencia cultural sobre los cuales se injerta una aspiración colectiva» (George Sanguin). El análisis histórico, cultural, identitario del territorio es necesario para ir definiendo esos territorios regionales únicos y singulares.

Para apoyar en esa construcción, la STTP contrato a Grupo Innovaterra para la formulación de una propuesta de regiones homologadas de El Salvador, para la “planificación del desarrollo, descentralización, desconcentración y gestión coordinada del Estado en el territorio”, a construirse conjuntamente con las autoridades del vecino país.

IMG_3981

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 + Nueve =